Todos buscamos construir un patrimonio a lo largo de nuestra vida, ya sea que comencemos por comprar un vehículo o definitivamente que nos aventemos por el pez gordo adquiriendo una casa. Algunas personas deciden comprar un inmueble NO para convertirlo en su hogar sino para rentar y así generar dinero seguro mensualmente.


Las personas que rentan su inmueble normalmente tienen este tipo de pensamiento al tomar esta decisión como: “La casa se pagará sola”, “Tendré dinero sin esfuerzo” y “Si no vivo en ella podría rentarla”, son ejemplos de lo que piensa la gente al decidir rentar sus inmuebles. Sin embargo, comprar para rentar tiene sus propios riesgos.

Antes de comprar un inmueble debes tener en mente que no es una inversión a corto plazo. La búsqueda del inmueble lleva tiempo, la compra tam

bién requiere tiempo, y si planeas rentar la propiedad, también tardarás en encontrar un inquilino por lo que empezarás a cosechar frutos a largo plazo.

Si lo que buscas es un inmueble que sea atractivo para los posibles arrendatarios, o que suba de precio con el tiempo, debes prestar atención a la hora de comprar y rentarlo. Si deseas continuar con la decisión de rentar  el inmueble, ten en cuenta estos aspectos para que todo se facilite:

1.-La ubicación 

En este aspecto dependerá qué tan rápido se arrendará tu inmueble. Si la propiedad está cerca de una gran avenida, una zona de oficinas, universidades o estaciones del metro, no sólo se rentarán rápido, sino también tendrán mayor plusvalía.

2.- La plusvalía de la propiedad.

Para saber si el precio de tu propiedad subirá, debes fijarte en la zona en la que piensas comprar. Si tiene hospitales, escuelas, negocios, centros comerciales, o vías de movilidad cerca o se están construyendo, sin duda alguna la plusvalía del inmueble crecerá.

3.- El precio.

Esta variable depende de la ubicación y del precio de tu inmueble. Piensa que un departamento muy caro tendrá una hipoteca cara y, por lo tanto, una renta elevada. Esto te podría complicar ponerlo en renta (las personas que puedan pagar dicha renta, preferirán comprar su propia casa), pero tampoco querrás perder dinero. Por ello es recomendable comprar inmuebles a bajo costo, mejorarlos y comenzar a rentarlos.